Pánico Escénico

 

Son muchas las ocasiones en las que, a diario, tenemos que desarrollar una labor de comunicación hacia y con otros. Ya sea una sola persona, un pequeño grupo o un auditorio más amplio, nuestra intención es hacerlo lo mejor posible y que nuestro mensaje sea recibido de la forma más positiva, uniendo el alcance de nuestros objetivos a los intereses de nuestros “escuchantes”.

Nuestra seguridad antes de hacerlo suele ir desde la comodidad (a menudo peligrosa) hasta la verdadera angustia, dependiendo de cuál sea el receptor (en cantidad, experiencia, cercanía y simpatía) o nuestro conocimiento de la materia a comunicar. En los casos en que nuestra sensación inicial no es de total confianza, es cuando aparece el pánico escénico o, como decía Jorge Valdano con respecto al estadio Santiago Bernabeu, el miedo escénico.

Ese estadio (me refiero a esta fase de nuestras sensaciones, no al Bernabeu) no es sino una percepción exclusivamente nuestra de “pre-ocupación” (ocuparse antes de). El auditorio no sabe como nos sentimos y, de hecho, a nuestros “escuchantes” les “pre-ocupa” bastante poco. Están allí por voluntad propia o por obligación, pero esperan de nosotros que su tiempo no sea desperdiciado y sacar algo de nuestra intervención.

Ahora que ha quedado claro que nuestra única obligación es la de no defraudar, e independientemente de la propia imagen que tengamos como buenos o malos comunicadores, quiero aportarte las claves principales que a mí, en las numerosas intervenciones que he realizado en los últimos 30 años, me han servido y me siguen sirviendo para anular ese pánico escénico:

  • En las horas previas a tu intervención, haz lo que cualquier día que no tengas que comunicar.
  • Viste para la ocasión y lleva recambio (nunca se sabe cuando una salsa puede arruinarte el día).
  • Hidrátate con regularidad.
  • No repases el mismo día.
  • Antes de intervenir, preocúpate (ahora sí) por estar un poco antes y conocer tu sitio de intervención, coloca tus ayudas (notas, agua, etc.)
  • Asegúrate de que los sistemas de audio funcionan y  están configurados (volumen, ecualización, etc.) a tu voz.
  • Realiza ejercicios de respiración, pero no te oxigenes demasiado.
  • Lleva apoyos escritos, notas simples que deberás haber hecho el día anterior.
  • Sonríe. SIEMPRE.
  • Si es posible, procura saludar previamente a algunos de los asistentes y, por supuesto, saluda y da las gracias previamente a todo el auditorio. Esto les aportará cercanía a ellos y a ti tranquilidad.
  • Mira de frente en los primeros momentos.
  • No memorices la entrada inicial. Lo natural aporta mucho más que lo artificial.
  • Si de repente te agobias, piensa en la audiencia como si fueran tus hijos. Si no los tienes, en tus sobrinos y si tampoco, en cuando jugabas en el recreo del colegio.
  • Tus defectos solo los notaras tú.
  • No pretendas gustarles a todos. Es imposible.
  • Durante la intervención no fijes tu mirada en un solo asistente. Te aportará una falsa sensación de seguridad y el resto del auditorio se sentirá excluido.
  • Sabes lo que sabes, no más. No inventes, no mientas, no divagues.
  • No hables, CUENTA
  • No pienses, SIENTE
  • No des un discurso unidirecional, COMUNICA.

Como verás son notas sueltas, sin orden cronológico en el día de la intervención, que espero que te ayuden, al menos, a descubrir que tampoco es tan difícil. El auditorio no es tu enemigo y tienes mucho que ganar y aportarle.

Estas claves son las que a mi me valen pero no pretendo que sirvan a todos. Por eso te invito a que, a través de tus comentarios, aportes otras técnicas o costumbres que a ti te han servido para vencer al enemigo principal, el PÁNICO ESCÉNICO.

Gracias por leerme y manos a la obra

Anuncios

Una de Redes Sociales

Ahora que el puente está a punto de acabar, os invito a conocer todas mis actividades empresariales a través de mis perfiles y de los de OyE. Oportunidades y estrategias, así como nuestra web. Nos leemos muy pronto.

Web OyE

Facebook Antonio Sánchez-Migallón

Facebook OyE

Twitter OyE

¡A por la semana!

CERRAR BIEN UNA VENTA(NA) ES ABRIR MUCHAS

P1050453
Me han preguntado en innumerables ocasiones en mis conferencias y cursos sobre el cierre de una venta. He leído y escrito mucho al respecto de este paradigma, he practicado en cientos de ocasiones técnicas para que mis clientes o los clientes de mis clientes firmen en la línea de puntos, para formalizar un contrato o un acuerdo y nunca, salvo teorías instrumentalizadas y ya clásicas, he podido ofrecer una solución idónea para ayudar a instruir a alguien en este problema.

Con el paso del tiempo pude observar y trabajar dónde de manera estándar, primero yo, y luego a los que intentaba ayudar, llegamos al éxito cerrando ventas ante un cliente.

He descubierto que cerrar una venta es un proceso que no representa un acto en sí; al contrario, es un largo recorrido más que una parada oportuna en el tiempo.

Os daré algunas pautas. Ahora, no hagáis lo que os aconsejo, practicar por vosotros mismos, pero no os olvidéis de que todo empieza desde el primer momento en el que pensamos en un cliente potencial.

Aquí van las claves:

Continúa leyendo CERRAR BIEN UNA VENTA(NA) ES ABRIR MUCHAS

Volver a ser niños

nza-640x640x80

Hemos pasado a la madurez, bendito estado caótico de nuestro ser, donde se acumulan nuestras preocupaciones, donde nuestra mente dibuja escenarios de desdichas, donde nuestro sueño se convierte en pesadillas, un estado de nerviosismo permanente, de latente tristeza, un estado de ansiedad por llegar no sé adónde, un túnel de penumbra de fácil acceso y complicada salida.

Continúa leyendo Volver a ser niños

La importancia de las personas en el éxito empresarial

Hola de nuevo a todos

Llevo incidiendo durante los últimos diez años sobre la importancia de las personas en el éxito empresarial, insistiendo en los cambios estratégicos necesarios para conseguir mayores cuotas de mercado, ideas innovadoras, imaginación para los procesos, energía para trabajar, motivación para la mejora del desempeño profesional y aún los directivos nos empeñamos en poner todo el esfuerzo en el producto o el servicio que comercializamos.

Pues bien , estoy convencido de que, a pesar de los recursos empleados, si no nos enfocamos hacia un cambio de mentalidad y trayectoria, el camino no será otro que la ¡Pérdida de Competitividad!. Y esta será una estación a la que tarde o temprano llegaremos si no comenzamos cuanto antes a cambiar el paradigma de nuestras inversiones, de nuestro futuro, de nuestro marketing estratégico y en definitiva de nuestro esfuerzo.

A través de mi experiencia, quiero aportarte unos sencillos pasos y acciones para que, ¡Desde YA! puedas dar un giro comprometido en tus labores ejecutivas y profesionales. Es tan sencillo y apasionante como:

Escuchar a las personas y no oírlas, darles participación en las decisiones  y no sólo imponerles tareas, medir su motivación y no sólo su desempeño, conocerles en profundidad y no sólo saludarles entre pasillos y despachos, comunicarles nuestras entrañas y eliminar sus incertidumbres.

ES EL MOMENTO  de hacer y consolidar una planificación estratégica formal sobre, cómo reunirnos con nuestra gente, cómo transmitirles nuestros deseos, cómo contarles nuestros proyectos, cómo tratarles a nivel personal, cómo perdonar los fracasos y cómo celebrar los éxitos.

ES EL MOMENTO de sentir en nuestras organizaciones, el sentido de equipo, de proyectar la coopetencia, la colaboración interdepartamental, la cohesión, la disciplina por objetivos, la determinación consensuada.

ES EL MOMENTO de aparecer, de convertir el debate acalorado y sin sentido en discusión coherente, de transformar el sentido de pertenencia pecuniaria, en un sentido de pertenecía emocional, de pasar de gobernar imperando a dirigir emocionando, de vivir no sólo por el cliente a soñar con nuestros colaboradores.

La competitividad la perderemos si no somos capaces de mirar adentro y algún día ya no seremos ni competentes ni competitivos, perderemos la imagen de marca, el mercado pasará a ser un enemigo, el desasosiego nuestra forma de liderar, y ya será tarde para remontar.

QUÉ CADA UNO HAGA LO QUE BUENAMENTE PUEDA

En próximas entradas, iré desarrollando muchos de estos conceptos.

¡Espero vuestras opiniones!

¡Hola mundo!

Hola a todos.

Publico hoy la primera entrada de mi nuevo blog con la ilusión y empeño de haceros a todos participes de una experiencia de más de 30 años al servicio de las empresas pero, sobre todo, de las personas.

A lo largo de todos estos años, han sido innumerables las conferencias, cursos especializados, consultorías y ponencias que he podido desarrollar, para ayudar a que los empresarios y emprendedores puedan ejecutar mejor sus tareas diarias en el corto y largo plazo.

Y de todos ellos he podido aprender que la mejor forma de desempeñar un buen trabajo es la de involucrarse en la mejora continua profesional y personal.

En este año 2015 he iniciado, con 50 años, otra nueva aventura empresarial cuyo acrónimo de marca es, con la mayor intención, OyE (Oportunidades y Estrategias). Una nueva nave desde la que pretendo que, juntos, naveguemos hacia los puertos de la motivación, la gestión del tiempo, la influencia, las nuevas formas de dirigir y, al fin, la búsqueda de la excelencia.

Por eso, en las próximas entradas de este blog, te hablaré de todos esos temas que surjan de mi trabajo diario y que tendrán que ver tanto con casos reales de las empresas como lecturas, películas, e incluso viajes que puedan aportarte un mayor y mejor conocimiento de ti, de los demás y de tu aventura empresarial.

Como todo blog que se precie, verás que está disponible tanto la opción para que me envíes tus comentarios (que espero y que prometo contestar), hasta diversos enlaces a las redes sociales en las que también participo.

¡Zarpamos! ¿Te embarcas?

Sobre mí

Experto en formación y desarrollo de profesionales con más de treinta años de experiencia en actividades de formación consultiva.

Consultor colaborador de varias empresas a nivel nacional e internacional, especializado en entrenamiento de directivos, con foco en habilidades de comunicación aplicadas a la negociación, influencia y dirección de personas, así como a la motivación individual.

Ha creado más de 200 ponencias e intervenido en más de 3.000 jornadas formativas, mesas redondas, congresos y conferencias en España, EEUU, Sudamérica y Europa.