Elige tu estilo de comunicación y hazlo bien. Suma y sigue.

Comunicación efectiva (IV)

Retomo esta serie inaugurando las entradas de 2017. Para volver a situarnos en el hilo argumental, recuerda que, a estas alturas, si has puesto en marcha algunas recomendaciones que te he ido facilitando, estoy seguro de que tu cambio de estilo ya habrá sido patente. Es muy posible que al reencontrarte estas pasadas fiestas con cuñados/as, hermanos/as, suegro/a y demás elenco familiar, hayas puesto en práctica tu nueva manera de comunicarte, adoptando las actitudes adecuadas y sesgando el daño que te provocan los vampiros emocionales; tal vez esto último, estando rodeado de la “bendita” familia, te haya resultado más difícil… Seguro que te has esforzado frente a la adversidad.

Es cierto, cuando la familia se reúne en torno a una mesa en las celebraciones navideñas, se pueden observar las diferentes actitudes comunicativas y reconocer vampiros emocionales. También se detectan con facilidad los tres estilos de comunicación más conocidos si te sientas a degustar manjares con la mentalidad adecuada.

Continúa leyendo Elige tu estilo de comunicación y hazlo bien. Suma y sigue.

Anuncios

Receta para deshacerse de la gente tóxica

COMUNICACIÓN EFECTIVA (III)

Como os prometía en la anterior entrada, aquí va mi receta para deshacerse de la gente tóxica:

  • Respira en profundidad y conserva la calma ¡siempre! No te precipites en enjuiciar la situación; tu hartazgo, rechazo hacia el vampiro y desesperación, harán que desates tu ira o tu rabia y tomarás decisiones desacertadas.
  • Antes de lanzarte a la crítica gratuita o la excusa, analiza si tú tienes alguna responsabilidad en la situación. Ello te permitirá adoptar estrategias adecuadas.
  • Minimiza el daño: ¿qué puede pasarte realmente? Si analizas las consecuencias de cada situación de manera objetiva te darás cuenta de que no hay que dramatizar, normalmente el vampiro es finalmente cobarde y nunca pasa nada irremediable.
  • Se proactivo, no reactivo. No rebatas sus argumentos, ganará la batalla. Adelántate y defiende tus posturas con valentía y serenidad. Quítale la razón.
  • Toma el control de la situación y establece límites. Hazle saber lo que no estás dispuesto a aceptar. Recuerda mantener la serenidad.
  • Nunca pierdas los papeles. Las reacciones exageradas o fuera de tono no te harán ningún favor. Nunca seas agresivo.
  • Mantén tu postura hasta el final y conversa efectuando preguntas en lugar de afirmaciones categóricas.

Ya lo tienes. Practica delante del espejo cuanto sea necesario. Reflexiona si, en parte, la razón de tu estado y formas de comunicación son culpa de un personaje así. Ármate de valor, atrévete a cambiar el paradigma y hazle frente. Cuando lo consigas, estarás preparado para afrontar la siguiente fase de este proceso de cambio. Pero eso, será en la siguiente entrada.

¡Buen dia a todos!

Cómo la actitud de los demás determina tu comunicación. Los Vampiros emocionales.

COMUNICACIÓN EFECTIVA (II)

Espero y deseo que hayas analizado con sinceridad quirúrgica cuál es la actitud que domina con frecuencia tu forma de comunicarte. Recuerda que, como se expresó en la anterior entrada de este blog, podemos ser proactivos, reactivos, pasivos, negativos y colaborativos.

Si eres negativo, pasivo o reactivo, para mejorar tu comunicación tendrás que comenzar por tu actitud ante las cosas; el camino no será fácil y vamos a darte en este artículo una primera clave, sobre todo si no siempre fuiste así. Si, por el contrario, ostentas la enorme virtud de ser proactivo o colaborativo, continúa leyendo también. No pienses que lo tienes todo resuelto. ¡No eres una máquina!

A lo largo de mi carrera he conocido a muchos profesionales que tenían inicialmente un estilo de comunicación basado en una actitud adecuada y con el paso del tiempo cambiaron a otro menos productivo.

Los responsables de este cambio negativo pueden ser muchos y proceder de muchos frentes. Yo me voy a centrar hoy en dos:

  • Cuando el cambio se gesta en tu interior, puedes estar siendo tú mismo el que no está manejando acertadamente los factores que gestionan tu automotivación, tu capacidad de mejora, tu afán de superación o tu resistencia a la adversidad.
  • Cuando los factores del cambio son externos, puede ser tu compañero de al lado, tu jefe o esos clientes que nos roban la energía y que se han llamado “vampiros emocionales”. Ellos serán los protagonistas de nuestro artículo de hoy. Cómo detectarlos y anularlos permitirá que dejemos el campo libre antes de afrontar los retos personales que nos llevarán a mejorar nuestros modos de comunicarnos.

vampiros-de-energia_thumb4

Los vampiros emocionales

Los vampiros emocionales son el peor perfil del que te puedes rodear en tu vida profesional o personal. Comprueba, de todas formas, que no es el día de Halloween porque entonces estás a salvo 🙂

Todos hemos sufrido el hechizo de uno de ellos. Minan tus mejores habilidades para el desempeño, trastocan tu comunicación, devastan tu fortaleza, afectan tu autoestima, desvirtúan tu actitud frente a las situaciones, acongojan tu capacidad de toma de decisiones… Si reflexionas, seguro que en este momento puedes reconocer a alguno en tu entorno.

Estos perfiles ponen constantemente a prueba tu resiliencia, tu capacidad de sobreponerte a la adversidad y consiguen que la persona más proactiva o colaborativa se torne (con el paso del tiempo y el mantenimiento de ciertas conductas) negativa o pasiva, o que adopte incluso estilos de comunicación agresivos.

Y bien, ¿cómo puedes detectarlos?: Continúa leyendo Cómo la actitud de los demás determina tu comunicación. Los Vampiros emocionales.