Emprender con viento de cola

Después de haber tratado varias de las cuestiones que tienen que ver con la habilidad de la comunicación y cómo podemos aprovechar nuestro potencial, hoy quiero trasladaros diversas reflexiones en torno al emprendimiento. Son ideas que ya pude tratar en el foro de Salón Miempresa, a principios de año, al que muy amablemente fui invitado a través de LID editorial.

Crear una empresa que te permita vivir dignamente haciendo lo que te gusta es, francamente, una tarea difícil. Sí, no voy a engañarte diciéndote lo maravilloso que es si uno lo desea con mucha fuerza. Es un camino complicado, que suele poner a prueba la resiliencia del que se pone a ello. Pero hay que reconocer que, viendo como marcha la economía patria y la internacional y las convulsiones de este macroeconómico mundo, es una salida más que eficaz hacia el empleo de muchos jóvenes y no tan jóvenes.

Es cierto, siempre hablamos del autoempleo para jóvenes como salida a situaciones de desempleo enquistado, pero ahora, la nueva coyuntura económica ha puesto en la carrera del autoemprendimiento a muchos profesionales experimentados que han sufrido en sus carnes el azote de la crisis.

En un mundo cada vez más globalizado, permeable a los cambios y abierto a la innovación (las crisis siempre agudizan el ingenio), el autoempleo puede convertirse en una tabla de salvación de muchos, no sólo de los que emprenden y encuentran su propio “nicho” profesional, sino del resto de la sociedad que necesita economías saneadas, gasto de particulares y organizaciones e inversión. Estos pequeños gigantes empresariales que son las micro y pequeñas empresas, casi sin darnos cuenta, vacían poquito a poquito las bolsas de paro, generan ilusión, y tejen una red empresarial sólida allá donde los emprendedores abundan en momentos difíciles.

Que las empresas pequeñas son fundamentales en la economía está más que demostrado por los que son doctos en el tema. Pero, ¿cómo remover las vocaciones empresariales? ¿Qué hacer para seguir promocionando la creación de nuevas empresas? ¿Qué impulso final necesita el que desea emprender para hacerlo?

La respuesta a estas preguntas es la automotivación. La dificultad para explicar aquí y ahora este concepto, es que la automotivación como su nombre indica hace referencia a visiones, valores y misiones propias de cada uno de todos los que se plantean emprender. No hay un sistema global para poder automotivarse y dar el paso definitivo, no existen fórmulas mágicas generales.

En mi vida profesional he coincidido con muchos que deseaban emprender. Gente con proyectos solventes y viables desde todos los puntos de vista, con los conocimientos necesarios para afrontar la tarea, pero la mayoría con un nexo común: el miedo al fracaso.

Parémonos un momento a reflexionar acerca de cómo eliminar el miedo de nuestro catálogo de reacciones, sobre todo si estamos pensando en emprender. El efecto es asombroso y el proceso bien sencillo si conseguimos que quede interiorizado en nosotros. A saber: vamos a suponer por un momento que nos quedamos encerrados por accidente en una casa de las que producen verdadero pánico.

  • La primera y más instintiva reacción será sentir miedo.
  • Después, suele abrirse paso el uso de la razón que nos llevará a poner en marcha un plan para salir.
  • Tras esto, la motivación de vernos fuera de la casa será el factor determinante para emprender el camino desbloqueando nuestras piernas atenazadas instantes antes por el pánico atroz.

Así funciona la motivación y así ha de funcionar para librarnos de temores que nos impiden avanzar.

Y si le añadimos el prefijo “auto” deja de ser un concepto general para convertirse en una palabra personal e intransferible, atrevida, viva, llena de connotaciones y sensaciones en forma de reto particular y que se proyecta para generar en la persona habilidades muy especiales.

Cada uno ha de buscar su propia automotivación para vencer el miedo al fracaso y superar los obstáculos que sin duda hallará en su aventura empresarial. Estará basada en diferentes pilares, que van desde ganar dinero, a hacer algo útil, pasando por estar ocupado, invertir, etc.

Esta automotivación se comporta como una meta volante permanente en nuestra carrera de fondo y provoca en nosotros estados mucho más acordes con el éxito. Estos estados, combinados, desembocan en la excelencia en el desempeño. Veamos cuáles son:

  • Nos hace más eficaces, porque dirigimos nuestras actuaciones a producir resultados acordes con nuestra misión, visión y valores.
  • Nos hace más eficientes ayudándonos a poner el foco en administrar unos recursos determinados de cara a hacer las cosas bien, lo que nos genera interés por la acción y la atención al detalle.
  • Nos impulsa a rodearnos de personas que nos permitan integrar y cooperar.
  • Nos ayuda a cambiar ante oportunidades y amenazas, siempre con nuestra meta volante al fondo, potenciando nuestra creatividad y tolerancia al riesgo.

Así pues, si estás decidido a emprender (casa del pánico), permítete temer, después razona, busca tu automotivación y adelante. Busca ayuda cuando encuentres escollos en el camino y trabaja siempre bajo el paraguas de los cuatro estados de la excelencia que acabo de describir.

Si no haces todo esto, tu experiencia será mediocre. ¿Podrías triunfar de todos modos? Sin duda, SÍ. Pero pasarías de puntillas por el mundo empresarial sin llegar a saber nunca si le extrajiste todo el jugo potencial a tu idea, a tu negocio. Y vivirás muchos más momentos de angustia, pesimismo, tensión y malestar que te alejará cada vez de tu automotivación para emprender.

Sé dinámico, resolutivo, analiza tus capacidades y ponlas a tu servicio, sé apasionado, ten confianza en ti mismo, equivócate, no hay mejor enseñanza, comunica, aprende siempre, se determinante y flexible. Si deseas todo esto, enciende el motor de tu automotivación y navegarás con viento de cola.

Anuncios

Publicado por

antoniosanchezmigallon

Experto en formación y desarrollo de profesionales con más de treinta años de experiencia en actividades de formación consultiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s